Saltar al contenido

Clase INSECTA

Los insectos incluyen las mariposas diurnas y nocturnas, las polillas, los abejones o escarabajos, las luciérnagas, los carbunclos, los picudos, los
gorgojos, las avispas, abejas y hormigas, las moscas, tábanos, mosquitos, bocones y purrujas o jejenes, las crisopas, las hormigas león, los juanpalos o mariasecas, las mantis o mula del diablo, los chapulines, casipulgos, grillos,langostas y esperanzas, las termitas o comejenes, las cucarachas, las libélulas, las chicharras, las machacas y los chinches, las pulgas y niguas, y los piojos.

También las orugas o “gusanos”, los jogotos, los tórsalos, los pulgones, las
escamas, los trips, las queresas, y muchos otros.

Los insectos se diferencian de los demás artrópodos y se reconocen por las siguientes características. Su cuerpo se divide en tres regiones: cabeza, tórax y abdomen (Fig. 14). En la cabeza se ubican un par de antenas, los ojos compuestos (en la gran mayoría de los adultos) y las partes bucales.

En el tórax presentan tres pares de patas articuladas, y frecuentemente dos pares de alas.

La respiración se da por medio de un sistema de tráqueas conectadas al exterior por unas aberturas llamadas espiráculos (ver Fig. 30).

Sin embargo, en insectos acuáticos se presenta una serie de adaptaciones incluyendo la presencia de agallas para obtener el oxígeno presente en el agua.

Estas tres regiones están especializadas para cumplir funciones específicas, a saber:

• En la cabeza se concentran los órganos sensoriales (ojos, antenas, partes bucales)

Te puede interesar  Importancia de los insectos

• En el tórax la locomoción (patas y alas)

• En el abdomen se localiza buena parte del sistema digestivo y el reproductor

Exoesqueleto

En los insectos y demás artrópodos la estructura de soporte de los músculos es externa, a diferencia de los vertebrados (peces, anfibios, reptiles, aves, y mamíferos) que presentan un esqueleto interno.

El exoesqueleto está conformado por la cutícula, y la epidermis.

La cutícula está compuesta principalmente por quitina, se encuentra encima de la epidermis y se extiende por todo el cuerpo (Fig. 15), incluyendo los extremos del tubo digestivo y tubos respiratorios.

La cutícula no tiene un grosor uniforme, las zonas endurecidas se llaman escleritos, que están unidos entre sí por zonas membranosas más delgadas y flexibles.

Los escleritos reciben diferentes nombres según su posición; los que se ubican en posición dorsal se llaman terguitos (tergon), aquellos en posición ventral esternitos (esternón) y en los laterales pleuritos (pleuron).

En las larvas (estados inmaduros) de cuerpo suave, la esclerotización se da principalmente en la cabeza, mandíbulas y patas articuladas.

Muda o Ecdisis: el proceso de producción de una nueva cutícula y eliminación de la antigua se denomina muda o ecdisis (Fig. 16).

Se lleva a cabo cuando la epidermis secreta enzimas que suavizan y digieren la capa

inferior de la cutícula (endocutícula), haciendo que se desprenda. Inmediatamente se forma la nueva cutícula.

Te puede interesar  Orden Diplura

La muda se completa cuando se abre la cutícula vieja, normalmente entre la cabeza y el tórax, el insecto sale y mediante la respiración expande su cuerpo y apéndices.

La nueva cutícula se va endureciendo poco a poco, durante una o más horas, periodo durante el cual el insecto es muy vulnerable ante sus enemigos naturales.

La muda es indispensable para el crecimiento de los insectos y es controlada por hormonas.

Cada fase del ciclo de vida de los insectos entre muda y muda se denomina estadio o instar.

ANATOMÍA EXTERNA

Para clasificar los insectos en diferentes grupos es necesario estudiar su morfología, ya que cada grupo posee variaciones estructurales que los distinguen. Inclusive la terminología puede variar en los diferentes grupos.

El cuerpo de los insectos está dividido en tres regiones o tagmata: cabeza, tórax y abdomen, cada región está formada por la unión y especialización de varios segmentos (Fig. 17).

Cabeza Es una cápsula endurecida (esclerotizada) formada por la fusión de muchos segmentos especializados; incluye los ojos simples (ocelos), los ojos compuestos, las antenas y las partes bucales (Fig. 18).

Ojos: los insectos pueden tener ojos simples y ojos compuestos (Fig. 18).

Los ojos simples u ocelos tienen una estructura sencilla, se ubican usualmente en la parte dorsal de la cabeza, en medio de los ojos compuestos, a veces en posición frontal (como en Orthoptera).

Te puede interesar  Phylium Arthropoda

Se cree que ayudan a detectar cambios de luz e intervienen durante el vuelo.

Puede haber dos o tres y en algunos grupos están ausentes. Los ojos compuestos, son pares y están formados por un conjunto de unidades receptoras llamadas omatidios.

Producen una imagen en mosaico y no una repetición de imágenes como a menudo se indica.

Antenas: todos los insectos adultos poseen antenas con la excepción del orden Protura en el grupo Apterygota.

Las antenas están formadas por tres partes: escapo, pedicelo y flagelo (Fig. 19), pero sus detalles y forma varían según la función que cumplen (Fig. 20).

El escapo es el segmento basal, el que está unido a la cabeza, le sigue el pedicelo (el segundo segmento) y luego sigue el flagelo, conformado por todos los segmentos restantes de la antena.

Esta última sección presenta múltiples variaciones en diferentes grupos de insectos

Aparato bucal (Fig. 21): está formado por cuatro estructuras básicas: el labro, las mandíbulas, las maxilas (portan los palpos maxilares) y el labio (porta los palpos labiales), que se modifican y combinan para formar los variados tipos de aparatos bucales presentes en diferentes grupos de insectos, adaptados a diferentes hábitos alimenticios y funciones, como los chupadores, masticadores y lamedores (Fig. 22).