Saltar al contenido

ERINOSIS (Phytoptus pyri)

ERINOSIS

La erinosis, causada por el ácaro eriófido Phytoptus pyri, se registraba comúnmente en plantas jóvenes provenientes de vivero.

Por más de 35 años, los daños que siempre se observaban eran las típicas ampollas rojizas que luego se tornaban en marrón oscuras sobre las hojas, su daño en frutos era una rareza, únicamente cuando la densidad poblacional era alta.

Esta temporada se ha observado en algunos montes de perales este tipo de daño. Si bien fue en casos aislados y muchas veces se lo confundió con rameo o heladas tardías, es importante no menospreciar el hecho. Los daños que provoca el ácaro de la erinosis se pueden clasificar en 3 tipos:

Aborto de yemas: los adultos invernantes se ubican en las escamas de las yemas, de las cuales se alimentan, lo que puede provocar una deshidratación de tejidos que se asemeja al síntoma por falta de horas de frío.

Daño en las hojas: durante el periodo vegetativo los ácaros producen ampollas en las hojas que comúnmente viran del verde amarillento, al rojizo y final mente al marrón oscuro.

Si bien este daño no provoca defoliación, afecta sus funciones normales.

• Daño en frutos: aparecen cuando las poblaciones son muy altas (más del 10% de los dardos/planta con alta presencia de ácaros).

En el fruto aparecen manchas herrumbrosas (russet) de distintos tamaños que en algunos casos se juntan para formar otras mayores.

Te puede interesar  Enfermedades del Limon Persico ⭐⭐⭐

Estas manchas poseen un halo de tejido más claro y frecuentemente las zonas afectadas se deprimen y producen deformaciones de los frutos.

El daño toma formas algo diferentes según afecte frutos pequeños o más desarrollados.

Las variedades más susceptibles son la Bartlett (William´s), Packam´s y Anjou.

En las peras con russeting natural como la Beurre Bosc y la Winter Nellis, no se observan daños de este ácaro.

Los ácaros eriófidos se controlan en forma eficaz básicamente con productos a base de azufre, aplicados al inicio de la etapa vegetativa (muñeca separada y caída de pétalos) y al final de la estación (a partir de febrero).

Durante la temporada se podrá recurrir a acaricidas de síntesis que sirven para reducir las poblaciones pero no para eliminar el problema.